La deforestación preindustrial es responsable de casi la décima parte del calentamiento global de hoy

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


No todo el calentamiento global del planeta es culpa de inventos industriales como el del motor de combustión ni del comienzo de la era de los combustibles fósiles. Antes de que la Revolución Industrial empezara a vomitar humaredas, la humanidad había hecho ya de las suyas con la tala masiva de árboles, lo que supuso hasta un 9 por ciento del calentamiento actual, concluye un estudio publicado en LiveScience.

Por lo tanto, el cambio climático empezó a provocarse con emisiones de carbono más tempranas que todavía pueden encontrarse en la atmósfera. Fueron causadas por la deforestación cuando la población del mundo experimentó un crecimiento importante.

Los investigadores responsables del estudio explican que su influencia en el clima actual es menor que las emisiones más recientes, pero siguen presentes en la atmósfera, y además seguirán estándolo durante milenios.

Los resultados del trabajo sirven para mostrar el efecto perjudicial a largo plazo de las emisiones de carbono sobre la temperatura global. Y si de echar culpas se trata, los dedos acusadores apuntan a China y la India, pues entre ambas representan la mitad del crecimiento de la población en la mitad del siglo XIX. Según el modelo utilizado por los investigadores, aquellas emisiones siguen teniendo un efecto perjudicial sobre el clima de hoy.

Pero aún hay más, porque cuando se talaron grandes zonas boscosas para dejar lugar a la agricultura, una parte se quemó y fue liberado a la atmósfera, pero el resto (raíces, madera, etc.) necesita siglos para descomponerse, por lo que actualmente sigue perjudicando a la atmósfera con emisiones continuas. Estas conclusiones también pueden servir a la hora de pedir responsabilidades a los países a la hora de recortar emisiones, o quizás sea una exageración hacerlo. Sea como fuere, la polémica está servida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *