Los datos no mienten: el deshielo en los polos es un hecho

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Quizá haya que aclarar algunos conceptos para los escépticos del cambio climático. La Tierra tiene dos regiones polares, a saber, el Ártico y la Antártida. En cada una de estas regiones, hay hielo marino que flota sobre el agua y capas de hielo que se asientan sobre la tierra firme. La cantidad total de hielo marino en el mundo está disminuyendo a causa del calentamiento global. En el Ártico se ha producido un descenso muy rápido en el hielo marino durante los últimos años, sobre todo, en verano. El hielo marino crece o disminuye dependiendo de la época del año.

Las dos grandes capas de hielo del planeta, esto es, Groenlandia y la Antártida, están perdiendo hielo y, en los últimos años, esta pérdida de hielo se ha acelerado. Entre la comunidad científica hay un consenso total, repito, total, de que la actual pérdida de hielo global o, dicho de otra forma, el cambio climático, se está produciendo. Ningún científico niega este hecho. Hay datos, estadísticas, que lo demuestran.

En cambio, sí hay una parte de la comunidad científica, una parte muy pequeña, un porcentaje mínimo, que piensa que el fenómeno climático que estamos viviendo en la actualidad no es responsabilidad de la actividad del ser humano. O, en todo caso, que su responsabilidad es mínima y poco puede hacer para evitarlo.

Pues bien, aún hay periodistas que se empeñan en negar todos estos hechos. Es el caso de una columna de opinión aparecida recientemente en el periódico británico Sunday Telegraph, escrita por Christopher Booker. En el artículo, critica la serie emitida por la BBC Frozen Planet. El columnnista sostenía que el documental había falseado la velocidad a la que el hielo se derrite en los polos.

Como se puede ver en el gráfico que ilustra esta entrada, los datos desmienten las afirmaciones del tal Booker. ¿Por qué lo hace?, cabría preguntarse. Como se puede ver en la imagen, el hielo del mar ha estado por debajo de la media desde mediados de 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *