Obstáculos y oportunidades para el sector agrario


A menudo se culpa al transporte de las emisiones de dióxido de carbono y del aumento de los efectos producidos por el cambio climático. Si bien es verdad que es un sector especialmente emisor de CO2, hay otros sectores que también hay que controlar. En especial, se deben controlar las emisiones producidas por la producción agrícola.

En la Comunidad Foral de Navara, en España, las emisiones que causa la agricultura son más de un millón de toneladas de dióxido de carbono (CO2), lo que supone el 19% de las emisiones totales de la región. Son datos de la estrategia de cambio climático del Gobierno de Navarra. Hay que señalar que la agricultura es un sector de gran importancia económica en la zona.

A pesar de las cifras anteriores, es el sector que menos ha aumentado sus emisiones entre 1990 y 2009, que sólo han crecido un 4%. Con todo, es necesario trabajar para lograr una reducción. Así lo ha señalado el Gobierno de Navarra en la jornada “Cambio Climático y mundo rural: oportunidades para un tránsito necesario”.

Por otra parte, los bosques y pastos de Navarra, entre los años 2003 y 2008, han absorbido más de dos millones de toneladas de dióxido de carbono.

La agricultura es uno de los sectores más afectados por el cambio climático, ya que le pueden afectar las lluvias excesivas, las olas de calor, las sequías, las heladas y, en general, cualquier fenómeno atmosférico extremo. Así que es casi una obligación que se produzca un cambio que logre reducir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a su actividad. También serán necesarios cambios para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas.

Pero, en el otro lado de la balanza, la actividad de agricultores y ganaderos ofrece un alto potencial de fijación de las emisiones de carbono. Por tanto, puede desempeñar un papel clave en la reducción de emisiones. Hay que impulsar el desarrollo de la energía proveniente de la biomasa y la transformación de residuos agrícolas, ganaderos y forestales en recursos energéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *