Pamplona: árboles contra el cambio climático y la contaminación

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Según un estudio elaborado por la Universidad de Navarra, el bosque urbano de Pamplona, la capital navarra, que cuenta con unos 173.000 árboles, desempeña un papel esencial para mitigar el impacto ambiental de la ciudad, la contaminación y el calentamiento global.

Según dicho trabajo, los árboles que hay en la ciudad de Pamplona depuran, cada año, 52 toneladas de sustancias contaminantes, principalmente, ozono troposférico (24,3 toneladas, casi la mitad de todos los contaminantes) y, también, partículas PM10 (polvo, cenizas, hollín, cemento, polen). Éstos son los contaminantes más perjudiciales para la salud de las personas en las ciudades.

El beneficio, no sólo es ambiental, sino también económico: se ahorran 207.588 euros. Un bosque urbano que se gestione de manera correcta, puede ofrecer muchos beneficios para los ciudadanos, como mitigar el impacto ambiental del desarrollo urbanístico, moderar el microclima de la ciudad, mejorar la calidad del aire, reducir el ruido, servir de hábitat para animales, reducir el estrés en las personas e. incluso, embellecer las calles.

Para el trabajo, se usó un modelo norteamericano llamado i-Tree que, gracias a un programa informático es capaz de aportar datos como la composición de especies, la densidad de árboles, el almacenamiento y secuestro de carbono, la reducción de la contaminación atmosférica y otros parámetros.

Así, se calculó que Pamplona tiene, aproximadamente, 70 árboles por hectárea, o que el área foliar total del bosque urbano es de 24,3 kilómetros cuadrados. Las hojas de los árboles de Pamplona, si estuvieran en el suelo, cubrirían toda la ciudad.

Ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno…

Los árboles que crecen en Pamplona son capaces de absorber ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, partículas de un tamaño inferior a 10 micras (PM10) y monóxido de carbono.

Cabe destacar la importancia de los árboles en las ciudades para mitigar el calentamiento global, ya que son zonas donde se produce un elevado consumo energético. El arbolado urbano de Pamplona, en este sentido, secuestra anualmente 1.126 toneladas de carbono, almacenando un total de 29.854 toneladas. Sólo por ello, se calcula que beneficia en 464.705 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *