Aumentarán los conflictos entre osos polares y seres humanos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los osos polares, buscando su supervivencia, se acercan a lugares donde viven seres humanos, lo que puede suponer situaciones conflictivas. Tienen hambre y cada vez hay menos hielo. Las regiones cercanas al polo norte, en los próximos años, tendrán que acostumbrarse a ver más a menudo a este carnívoro. Y se tendrán que adaptar a ellos.

Así lo creen más de treinta expertos en osos polares que se han reunido en un acto organizado por WWF en Tromsø, Noruega. Las costumbres de los osos polares, en realidad, no son tan conocidas. Canadá, Noruega, Groenlandia, Rusia y Estados Unidos deben cooperar para conocer mejor a este animal en peligro de extinción y tratar de reducir los conflictos con los seres humanos.

El hielo marino, hábitat del oso polar, sigue disminuyendo, y cada vez más osos pasan largos periodos de tiempo en tierra. Además, se espera un aumento de las actividades humanas en la zona. Cuando un oso polar se acerca a un asentamiento humano, se pueden poner en marcha diversos métodos para asustarlo: encender luces o emitir sonidos con el claxon del coche.

Ideas para la convivencia pacífica


De la reunión sobre osos polares y conflictos con seres humanos, surgieron las siguientes ideas:

  • Involucrar a la población local para patrullar y tratar de mantener a los osos lejos de la gente.
  • Mantener la basura o la comida, cuyo olor atrae a los osos, lejos de las zonas pobladas.
  • Educar sobre medidas de seguridad para vivir y trabajar en lugares donde haya osos polares.
  • Distribuir métodos nuevos de disuasión, como spray antiosos, proyectiles no letales y otras tecnologías.
  • Instalar barreras físicas, como vallas eléctricas.
  • Almacenar los alimentos de forma segura.
  • Reubicación a los osos más violentos o problemáticos.

En las regiones polares, en los próximos años, habrá más turismo y más industria, mientras que los osos se quedan sin hábitat. Los conflictos aumentarán sin ninguna duda. Tendremos que aprender a gestionarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *