Aunque el hielo antártico aumente, el cambio climático continúa


Los satélites de la NASA no mienten. Los satélites recaban datos y muestran imágenes. No opinan. Constatan una realidad. Y esa realidad es que la capa de hielo del Ártico disminuye, mientras que la de la Antártida se está expandiendo. Existe un aumento general en la capa de hielo marino en la Antártida, que es lo contrario de lo que sucede en el Ártico, ha señalado Claire Parkinson, científica del clima del Centro Goddard de la NASA y autora principal de un estudio sobre el asunto.

La NASA asegura que, entre 1978 y 2010, la extensión de la Antártida creció 17.000 kilómetros cuadrados cada año, una tasa de crecimiento menor que la disminución que se produce en el Ártico, puntualiza Parkinson.

La extensión de la capa de hielo del océano Ártico en septiembre de 2012 era de 3.400 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la media calculada entre septiembre de 1979 y hasta 2000. Ese dato indica que el área de hielo perdido equivale aproximadamente a dos veces el tamaño de Alaska. El océano Ártico está rodeado por Norteamérica, Groenlandia y Eurasia, grandes masas de tierra que atrapan la mayoría del hielo que se concentra y se retira cíclicamente según la época del año.

Gran parte del hielo más antiguo ha desaparecido en las últimas tres décadas, de modo que la cubierta del hielo de verano ha quedado expuesta al agua del océano, que, al ser oscura, absorbe la luz solar y se calienta. El resultado es que pierde más hielo.

En cambio, la Antártida es un continente rodeado de aguas abiertas que permiten al hielo marino expandirse durante el invierno, aunque, por otra parte, ofrecen menos protección durante la temporada de deshielo.

Los autores del estudio creen que el patrón mixto de crecimiento del hielo y la pérdida de hielo alrededor del Océano Antártico puede deberse a cambios en la circulación atmosférica. El clima no cambia de manera uniforme en todo el planeta. La Tierra es muy grande y es normal que haya cambios diferentes en las distintas regiones del mundo.

El hecho de que se estén enfriando algunas zonas del océano Antártico y produzcan más hielo no va en contra de la teoría del cambio climático, ha advertido Parkinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *