Los renos reducen su tamaño por el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter6Share on Google+0

Reno
El cambio climático, como es bien sabido, trae un aumento generalizado de las temperaturas. Es decir, haciendo honor a su nombre, provoca cambios climatológicos que, en este caso se han traducido en un clima más húmedo y cálido, provocando cambios importantes en la anatomía de los renos.

El archipiélago noruego de Svalbard, ubicado en el Océano Ártico (entre el océano Glacial Ártico, el mar de Barentes, el mar de Noruega y el de Groenlandia), es el hogar de numerosos renos que han sufrido una curiosa evolución en los últimos años que los ha convertido en animales más pequeños y ligeros.

Más pequeños y ligeros

Según los resultados de un nuevo estudio de la British Ecological Society (BES) presentados hoy, día 12 de diciembre, durante un congreso anual en Liverpool, los renos de este archipiélago han sufrido dicha evolución a consecuencia del cambio climático.

El estudio comparó su tamaño en un periodo muy corto, concretamente del año 1994 al 2010, convirtiendo este cambio en todavía más sorprendente, si cabe. En concreto, se observó que el peso de los renos adultos había bajado un 12 por ciento, con 55 kilos los renos nacidos al inicio del estudio y 48 los que lo hicieron en 2010.

Las medidas se toman tras capturarlos desde los 10 meses de edad con dicho fin, para después soltarlos de nuevo. Año tras año se realizó dicho trabajo, midiéndolos y pesándolos.

Los científicos explican el fenómeno aludiendo al aumento de las temperaturas y las lluvias, pues éstas se convierten en hielo en el suelo, reduciendo la cantidad de comida. “Los renos pasan hambre, pierden a sus crías o dan a luz otras más ligeras”, concluyen.

Por otro lado, señalan que la población de renos se ha duplicado, por lo que han de compartir una comida de por sí más escasa. Ambos factores, en suma, habrían llevado a la actual situación.

Que el cambio climático reduce el tamaño de los animales es un fenómeno ya conocido por la ciencia. De hecho, éste no es el primer caso de este tipo, anteriormente se detectaron cambios similares en los bisontes o el cráneo de los osos polares, entre otros posibles ejemplos.

Sin embargo, explicar el fenómeno ya es más complicado. Hoy por hoy, no se sabe exactamente por qué algunos organismos reducen su tamaño mientras otros no lo hacen.

2 comentarios

  1. hola, soy Inés una alumna de la eso de Barcelona. Mi equipo y yo hemos entrado en una competición. Me gustaría hablar con alguien para poder hablar de las ballenas de su peligro de extinción o en el caso de los renos de su disminución de peso. Muchas gracias, Inés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *